Abierta preinscripción para el Magister en Sanidad Ambiental

Tríptico del magister en Salud Ambiental 2015

Cambio global y salud humana (Instituto Nacional de Ecología de México)

La relación de la pérdida de biodiversidad y el cambio climático con la salud humana cada vez es más clara y está descrita con mayor detalle. En la siguiente pagina podéis leer un estupendo resumen de los múltiples casos que se conocen (malaria, dengue, Lunes, etc…) ¡Y en castellano!

http://www2.inecc.gob.mx/publicaciones/gacetas/367/cambioysalud.html

Posted from WordPress for Android

Ébola, epidemias, medio ambiente y sanidad ambiental

Os traduzco unos párrafos del artículo publicado por Tom Koch un escritor y profesor de ética médica y geografía epidemiológica, autor de Cartographies of Disease (2005)Disease Maps: Epidemics on the Ground (2011). He seleccionado un extracto de su artículo publicado en Remedia titulado Ebola: Epidemics, Pandemics and the Mapping of their Containment y que me ha parecido muy interesante desde el punto de vista de la salud ambiental por su actualidad en relación con el virus del Ébola.

Enfermedad epidémica y pandémica

La elaboracion de mapas sirve no sólo para diseñar estrategias de contención de la enfermedad cuando ésta ocurre, sino que nos permite buscar los ambientes que sirven como incubadores de la enfermedad, lo que es igual de importante ¿Cuáles son los orígenes del Ébola en África o, por extensión, cualquiera de las epidemias que han amenazado con llegar a pandemias: las cepas de gripe de China o México, el coronavirus de oriente medio (MERS), el virus del Nilo occidental, etc.? Estamos en un periodo de rápida evolución microbiana y los brotes comienzan en países pobres – o regiones pobres de países ricos – y entonces se extienden ¿Qué pasa y cómo podemos entenderlo?

La evolución bacteriana y viral esta propiciada por una serie de condiciones bien conocidas. Estas incluyen el crecimiento urbano en un contexto de deforestación que altera las ecologías tradicionales. Con el crecimiento urbano típicamente llega la pobreza –y la desigualdad de rentas– resultado de lo cual es el hacinamiento de grandes grupos de personas inmunodeprimidas en ciudades densamente pobladas pero deficientemente mantenidas. Esto,a su vez, proporciona un ambiente ideal para la evolución de microorganismos desplazados por la urbanización, la deforestación y los cambios en los patrones tradicionales de la producción agrícola. Todo esto ocurre en el contexto de viajes locales, regionales o nacionales y el comercio, que aseguran nuevos vectores de desplazamiento para las cepas microbianas aparecidas.

Los elementos que contribuyen a la evolución del Ébola y su maduración, desde los brotes aislados al estatus epidémico, pueden ser todos cartografiados. Incluyen tasas de deforestación, urbanización, niveles de saneamiento local y desigualdad de rentas. A un nivel más sofisticado, la relación existente entre la sobrepesca de las aguas africanas y el incremento en el uso de caza local como dieta básica, es un factor implicado en el desarrollo del Ébola que podría ser igualmente cartografiado [15] . Esto podría servir para crear un índice por el cual las probables fuentes de condiciones para la evolución de bacterias y virus podía predecirse. También podría imponer un rasero ético en las sociedades locales, y a nivel internacional, que permiten que estas condiciones existan.

Y, por supuesto, en el caso de una epidemia (está o la próxima) los mapas podrían servir para describir, como el mapa de Arrieta lo hizo en su momento, programas de contención y asistencia. Como Daniel Defoe sabía, la cuarentena no servirá si no hay comida o servicios médicos para la población afectada. Sabemos cómo desarrollar una respuesta integral a las enfermedades infecciosas. Los mapas de la peste, la fiebre amarilla, el cólera, la gripe, etcétera, nos proporcionan modelos para la planificación, previa o sobre el terreno, de las acciones necesarias. Carecemos, sin embargo, de entidades internacionales que las acometan, y la voluntad nacional de participar en ellas. Lo que perdimos en el siglo XIX fue el sentido de la responsabilidad del Estado a todos los niveles de la asistencia y la contención, independientemente del coste. Curiosamente, quizás, hemos perdido el sentido de la naturaleza mundial de las enfermedades epidémicas y por lo tanto la necesidad de respuestas mundiales.

Y así hoy somos mejores técnicamente, tenemos mayores conocimientos científicos, pero éticamente y políticamente tenemos menos capacidad de responder a emergencias sanitarias cuyo curso puede ser cartografíado y cuyos orígenes pueden ser localizados pero cuya respuesta requiere un tipo de voluntad que parece que hemos perdido.

Minas de Riotinto siglo XIX: paradigma de un desastre ecotoxicológico

Pozo de Peña de Hierro

Los yacimientos minerales de Río Tinto han sido explotados desde la prehistoria por su riqueza en plata, cobre y oro principalmente. Toda la región sud-occidental de la península Ibérica está sobre una gran veta de mineral. En el excelente museo minero de Río Tinto encontramos abundantes explicaciones y hallazgos arqueológicos de la zona ¡Incluso hay una reproducción de una mina romana con norias y tornillos de Arquímedes! Eso sí, no es apta para claustrofóbicos. Encontramos mapas geológicos y una generosa exposición de los minerales más frecuentes de la zona, maquetas que muestran la evolución de las explotaciones a cielo abierto y el desplazamiento obligado del casco urbano del pueblo según la mina avanzaba ya que, literalmente, las casas se caían a la mina abierta. También encontramos antiguas máquinas y vagones de tren y otra maquinaria minera del siglo. De hecho, de manera complementaria al museo se puede hacer una visita de la zona en una reproducción del tren minero que comunicaba la zona.

Foto del Museo Minero de Río Tinto Ernest Lluch
Entrada al Museo Minero de Río Tinto Ernest Lluch

Lo que más me ha impresionado ha sido la narración de las revueltas sociales que generó el desastre ecotoxicológico y para la salud humana, no ya de la mina, sino de los procesos metalúrgicos para la extracción y purificación de los metales, las teleras. El número de muertos debido a “La manta”, la densa contaminación del aire que lo hacía frecuentemente mortífero,  es desconocido. Cada vez que los procesos de obtención de metales saturaban el aire de sustancias tóxicas, muchas personas caían muy enfermas. Según la información del propio museo La Manta causaba lagrimeo, tos violenta y convulsiva, disnea y vómitos. La intoxicación aguda por respirar el aire contaminado llegaba a causar hemolisis, congestión vascular generalizada y asfixia, e incluso la muerte.

La mortalidad o morbilidad por efecto de La manta no son conocidas. De hecho, según la información del mueso, la causa de muerte de numerosos habitantes de la zona que figura en los certificados de defunción es la “falta de vida”. No sé muy bien si esta denominación nacía del sarcasmo de un médico amordazado por los propietarios de la mina o de la más profunda hipocresía. Es una de las grandes intrigas que me ha suscitado esta visita ¿A vosotros no? También me intriga si esta contaminación que invadió el medio hace 125 años provocó daños genotóxicos que estén aún afectando a la población de la zona. No he leído nada al respecto.

Sin embargo, la empresa sí que reconoció el daño ambiental causado e indemnizó a los propietarios afectados en la provincia. Los gases, al ser arrastrados por la lluvia, generaban ácido sulfúrico que corroía todo lo que mojaba y especialmente los tejidos de los seres vivos. Esta temible lluvia ácida, antes de ser famosa por los daños causados en centroeuropa, arrasó los campos de gran parte de Huelva y Sevilla. Este desastre ecológico afectó seriamente las explotaciones agrícolas de los terratenientes y caciques que, en una peculiar alianza, se unieron a los obreros de la zona minera en la denominada “Liga Antihumista” para denunciar la situación. Los Antihumistas lograron parar en el Senado in extremis una ley propiciada por la industria minera que declaraba las incineraciones a cielo abierto como de “interés general” evitando así su limitación. Dicho sea de paso, estos procedimientos ya habían sido prohibidos por su nefasto efecto hacía años en el país de origen de los propietarios de la mina, Reino Unido.

Si bien se logró parar esta ley, las manifestaciones de los obreros afectados fueron finalmente cruelmente aplastadas en un suceso trágico que ha pasado a la historia con el nombre del “Año de los Tiros”. Las manifestaciones de los trabajadores y sus familias fueron cruelmente aplastadas generando un número de muertos por disparos difícil de concretar. Decenas de muertos y un número indeterminado de heridos tiroteados en las calles por demandar respeto a su salud y a la de toda una región, no es algo que debamos olvidar. No hace muchos años se rodó una película que me encantaría ver.

Actualmente, tras intensivas campañas de reforestación, el desastre ecológico pasa más o menos desapercibido para los inexpertos en Botánica y Ecología. Es necesario que los habitantes de la zona nos cuenten que los pinos enclenques que vemos tienen más de 100 años para darnos cuenta de que los venenos que desencadenaron el desastre siguen presentes. Esta interesante parte de nuestra historia ilustra muy bien cómo la Salud Ambiental y la Ecotoxicología se enfrentan a problemas viejos con nuevas herramientas. Cómo afectan por igual a obreros y terratenientes. Cómo la permisividad con la contaminación de algunas industrias por razón del desarrollo económico y la creación de empleo puede conducir a la enfermedad y muerte de muchos ciudadanos, y a la destrucción de otras actividades económicas básicas como la agricultura. También pueden ayudarnos a entender las tensiones que surgen en países en desarrollo debido a la implantación de explotaciones industriales que causan estragos ambientales y para las poblaciones locales como plantaciones de palma, explotaciones de hidrocarburos o grandes presas hidroeléctricas. Espero que semejantes tensiones y sus dramáticas consecuencias no se repitan.

Me encantaría tener vuestros comentarios y opiniones. Igual alguno tenéis referencias directas de familiares originarios de la zona y podéis dar información de primera mano.

Información interesante:

http://lafactoria-cuencaminera.blogspot.com.es/2012/02/1888-ano-de-los-tiros-un-movimiento_18.html

http://huelvabuenasnoticias.com/2013/09/10/leon-brazquez-desvela-en-riotinto-nuevas-informaciones-de-sus-investigaciones-sobre-el-ano-de-los-tiros/

 

El Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía reúne a 200 personas en una jornada sobre evaluación de riesgos en salud ambiental

El Hospital Reina Sofía de Córdoba ha acogido este encuentro, en el que se ha puesto en valor el trabajo que realiza la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales para incorporar la salud ambiental en la toma de decisiones.

http://www.juntadeandalucia.es/salud/sites/csalud/contenidos/Noticias/2014/02/dia26/Noticia24814

Nuevo informe sobre las sustancias químicas que perturban la función endocrina

Según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca del estado de los conocimientos científicos sobre las sustancias químicas que perturban la función endocrina (State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals) muchas sustancias químicas sintéticas cuyos efectos sobre el sistema hormonal todavía están por investigar podrían tener importantes repercusiones en la salud.

http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2013/hormone_disrupting_20130219/es/

En el informe se pide que se siga investigando para entender plenamente las relaciones entre esos denominados perturbadores endocrinos (PE) -presentes en muchos productos domésticos e industriales- y determinadas enfermedades y trastornos. El informe señala que estudios más exhaustivos y mejores métodos analíticos podrían reducir el riesgo de enfermedad y generar ahorros considerables para la salud pública.