El trabajo fin de grado del alumno de ToxAmb Alberto J. Coello obtiene la calificación de 9,8

En la convocatoria de Julio de este curso 13-14 se ha defendido el primer TFG del Grado de Biología realizado en el seno de nuestro grupo de investigación dirigido por mi en íntima colaboración con el Prof. Leonardo Casano (UAH), del Symbiogenesis Research Team (dirigido por la catedrática Eva Barreno, UV).

Tras una defensa extraordinaria, el tribunal calificó el trabajo con un 9,8, sin duda bien merecido por la dedicación y estudio que Alberto ha dedicado durante el último curso. Son necesarias muchas horas de laboratorio, lectura de bibliografía y escritura de borradores para obtener este resultado ¡Enhorabuena! También es de agradecer toda el apoyo y ayuda que, me consta, ha recibido de sus compañeros de equipo para revisar los últimos borradores y hacer los últimos ensayos.

Alberto ha titulado su trabajo “Efecto de la rehidratación con plomo sobre los fotobiontes de Ramalina farinacea (L.) Ach. y la función del óxido nítrico en el proceso” y ha redactado unos párrafos para explicaros su contenido:

Los líquenes son el resultado de una asociación simbiótica entre un hongo heterótrofo (micobionte) y un compañero fotosintético (fotobionte). Además, una peculiaridad de algunos líquenes es la presencia de dos tipos de fotobiontes dentro del mismo talo, tal y como ocurre en Ramalina farinacea, que posee dos especies del género Trebouxia.

Los líquenes, entre sus muchas características, destacan por carecer de cutículas o capas protectoras, lo que ocasiona que sean las condiciones ambientales las que determinan su contenido en agua, sufriendo repetidos ciclos de desecación y rehidratación. Además, al carecer de cutículas, toda su superficie es capaz de absorber sustancias, por lo que son muy buenos bioindicadores de la contaminación ambiental.

Durante el metabolismo normal de las células se producen gran cantidad de especies reactivas de oxígeno (ROS). Sin embargo, los procesos de estrés abiótico (como la rehidratación) provocan un aumento excesivo de ROS, al igual que puede suceder con algunos contaminantes ambientales (como los metales pesados). Finalmente, el exceso de ROS en las células se traduce en graves daños a varias moléculas, donde destaca la peroxidación lipídica de las membranas.

Una de las defensas de las células frente al exceso de ROS es el óxido nítrico (NO), el cual puede actuar eliminando ciertas ROS. Sin embargo, es muy escaso el conocimiento acerca de la fisiología liquénica, el cual es aún menor cuando se trata de la fisiología de cada simbionte.

En este trabajo se estudió como afectaba el plomo a la fisiología de los fotobiontes de R. farinacea y que papel desempeñaba el óxido nítrico en el proceso, analizando los niveles de daño peroxidativo en los fotobiontes durante la rehidratación.

En base a los resultados obtenidos se pudo ver que los fotobiontes mostraban una respuesta compensatoria homeostática al disminuir el daño peroxidativo, con respecto a las condiciones fisiológicas, cuando eran rehidratados en presencia de plomo, lo que se conoce como hormesis. Además se pudo ver que, aunque la inhibición de la actividad del NO no afectaba a los niveles de peroxidación lipícida, sí es una molécula de que disponían los fotobiontes para hacer frente al plomo durante la rehidratación, aunque no es la única defensa que poseen.

Por todo ello se ha podido ver en este trabajo que el plomo afecta significativamente a la fisiología liquénica, siendo el NO una defensa frente a este contaminante, por lo que su inhibición aumentaría la sensibilidad frente al plomo, pudiendo llegar a afectar en última instancia a las poblaciones liquénicas.

Anuncios

¿Quieres saber por qué nos emocionan los líquenes? Entrevista con la catedrática de botánica Eva Barreno

Os recomiendo esta entrevista a la Prof. Eva Barreno, Catedrática de Botánica de la Universidad de Valencia e investigadora principal de los proyectos en los que yo misma colaboro estudiando la biología celular y la bioquímica ambiental de los líquenes para descubrir cómo hacen las cosas increíbles que hacen. Estos organismos son más que eso, son verdaderos microecosistemas complejos pero pequeños y fáciles de manipular y estudiar. Profundizar en su estudio seguro que proporcionará réditos no sólo para la ciencia básica, sino también para la biotecnología e incluso para nuestra nutrición y salud. Si quieres leerla pincha aquí: inforuvid.

La salud cardiovascular empieza por la boca

Interesante estudio que eleva a realidad epidemiológica una serie de observaciones clínicas sobre problemas cardíacos relacionados con problemas buco-dentales.

Según parece, aún los investigadores no se atreven a definir la relación causal. Sin embargo recientes estudios relacionan la flora simbiótica natural de nuestras bocas, con el consumo de nitratos/nitritos (p.ej. en las verduras) y el control de la tensión arterial por óxido nítrico (NO) ¿Podría ser un desequilibrio en nuestra flora simbiótica bucal parte de esta relación entre salud cardiovascular y bucodental?

La salud cardiovascular empieza por la boca.

Los polutantes orgánicos volátiles (VOPs), implicados en el daño ambiental a líquenes

Recientemente hemos publicado un artículo en el que proponemos la implicación de los polutantes orgánicos en el daño que causa la contaminación atmosférica en los líquenes. Un polutante es un contaminante tóxico para los seres vivos y los líquenes son unos organismos simbióticos interesantísimos, con propiedades impresionantes y de los que sabemos poco. Lo que sí sabemos hace tiempo es que los líquenes se mueren en áreas donde el aire esta contaminado y de hecho se utilizan como bioindicadores de calidad del aire. Si veis muchos líquenes alrededor, confiad en que el aire es puro.

Los estudios realizados hasta el momento se habían centrado en contaminantes inorgánicos. Sabemos que polutantes como el ozono o el dióxido de azufre los dañan, pero no esta claro cómo, ni que produzcan suficientes daños cómo para matarlos. Nosotros presentamos pruebas de que un polutante orgánico (el hidroperóxido de cumeno) podría tener un efecto tipo “perturbador endocrino”, interfiriendo con la regulación los sistemas antioxidantes internos. En particular con el óxido nítrico (NO) endógeno, una pequeña hormona gaseosa, presente en todas las células y con funciones muy relevantes tanto en animales cómo en plantas. Por ejemplo, es necesario para la relajación de los vasos sanguíneos y prevención de infartos, para la defensa frente a infecciones o para estabilizar la clorofila durante la fotosíntesis. Como curiosidad os puedo decir que en los humanos esta molécula media la acción de medicamentos como la aspirina o el sildenafilo (Viagra).

Entre las funciones más extendidas e importantes del NO se encuentra la tolerancia al estrés, tanto abiótico (luz, temperatura, deshidratación, etc) como biótico (defensa inmune y contra patógenos). En el caso de los líquenes, demostramos hace un par de años que el NO protegía de la oxidación durante la rehidratación, un momento de gran estrés para cualquier organismo adaptado a la anhidrobiosis (vida sin agua). Tienen que volver a poner en marcha toda la maquinaria celular de golpe, es como volver a encender todos los reactores de una industria. Además, observamos que esta protección era especialmente importante para proteger la clorofila de los ficobiontes (algas simbiontes).

Nuestro estudio presenta pruebas de que el óxido nítrico también es importante en la comunicación entre células de diferentes reinos, como los hongos y las algas que forman los líquenes. Además, hemos averiguado que el peróxido de cumeno afecta e interferir con las funciones del NO. Hasta ahora no se había investigado si los polutantes orgánicos volátiles (VOPs), liberados por las combustiones industriales o urbanas (calefacciones, tráfico, etc), afectaban a los líquenes. Ya hace tiempo que se conoce que estos compuestos afectan a la salud humana a pequeñas concentraciones, causando enfermedades tan graves como el cáncer. Nuestro estudio aporta indicios de que los VOPs también pueden estar perturbando la Biología Celular y la comunicación entre los simbiontes liquénicos.

Podéis leer este artículo pinchando aquí desde un ordenador de la propia Universidad (si no, sólo tendréis acceso libre al resumen)