UCCi Conferencia “Investigación y control de la epidemia de ébola en África occidental” URJC – YouTube

http://m.youtube.com/watch?v=y_YzYIbL4RU&feature=youtu.be

Anuncios

¡Enhorabuena Teresa! Y gracias

Con este mensaje tan sólo quería unirme a todos los que han felicitado a Teresa por superar el Ébola. Además quería darle las gracias, a ella y a todos los sanitarios que arriesgan su salud, y en algunos casos su vida, por ayudarnos a los demás a mantenernos sanos.

Existen rumores de que habrá gente que dará de lado a esta valiente mujer por miedo supersticioso a la enfermedad. Espero que sean solo rumores y que esta vecina de mi barrio sienta el calor y cariño de sus vecinos y colegas. No sólo ha eliminado el virus de su cuerpo, sino que su experiencia terrible está ya siendo útil para prevenir y tratar futuros episodios.

¡Ánimo con tu recuperación!

Ébola, epidemias, medio ambiente y sanidad ambiental

Os traduzco unos párrafos del artículo publicado por Tom Koch un escritor y profesor de ética médica y geografía epidemiológica, autor de Cartographies of Disease (2005)Disease Maps: Epidemics on the Ground (2011). He seleccionado un extracto de su artículo publicado en Remedia titulado Ebola: Epidemics, Pandemics and the Mapping of their Containment y que me ha parecido muy interesante desde el punto de vista de la salud ambiental por su actualidad en relación con el virus del Ébola.

Enfermedad epidémica y pandémica

La elaboracion de mapas sirve no sólo para diseñar estrategias de contención de la enfermedad cuando ésta ocurre, sino que nos permite buscar los ambientes que sirven como incubadores de la enfermedad, lo que es igual de importante ¿Cuáles son los orígenes del Ébola en África o, por extensión, cualquiera de las epidemias que han amenazado con llegar a pandemias: las cepas de gripe de China o México, el coronavirus de oriente medio (MERS), el virus del Nilo occidental, etc.? Estamos en un periodo de rápida evolución microbiana y los brotes comienzan en países pobres – o regiones pobres de países ricos – y entonces se extienden ¿Qué pasa y cómo podemos entenderlo?

La evolución bacteriana y viral esta propiciada por una serie de condiciones bien conocidas. Estas incluyen el crecimiento urbano en un contexto de deforestación que altera las ecologías tradicionales. Con el crecimiento urbano típicamente llega la pobreza –y la desigualdad de rentas– resultado de lo cual es el hacinamiento de grandes grupos de personas inmunodeprimidas en ciudades densamente pobladas pero deficientemente mantenidas. Esto,a su vez, proporciona un ambiente ideal para la evolución de microorganismos desplazados por la urbanización, la deforestación y los cambios en los patrones tradicionales de la producción agrícola. Todo esto ocurre en el contexto de viajes locales, regionales o nacionales y el comercio, que aseguran nuevos vectores de desplazamiento para las cepas microbianas aparecidas.

Los elementos que contribuyen a la evolución del Ébola y su maduración, desde los brotes aislados al estatus epidémico, pueden ser todos cartografiados. Incluyen tasas de deforestación, urbanización, niveles de saneamiento local y desigualdad de rentas. A un nivel más sofisticado, la relación existente entre la sobrepesca de las aguas africanas y el incremento en el uso de caza local como dieta básica, es un factor implicado en el desarrollo del Ébola que podría ser igualmente cartografiado [15] . Esto podría servir para crear un índice por el cual las probables fuentes de condiciones para la evolución de bacterias y virus podía predecirse. También podría imponer un rasero ético en las sociedades locales, y a nivel internacional, que permiten que estas condiciones existan.

Y, por supuesto, en el caso de una epidemia (está o la próxima) los mapas podrían servir para describir, como el mapa de Arrieta lo hizo en su momento, programas de contención y asistencia. Como Daniel Defoe sabía, la cuarentena no servirá si no hay comida o servicios médicos para la población afectada. Sabemos cómo desarrollar una respuesta integral a las enfermedades infecciosas. Los mapas de la peste, la fiebre amarilla, el cólera, la gripe, etcétera, nos proporcionan modelos para la planificación, previa o sobre el terreno, de las acciones necesarias. Carecemos, sin embargo, de entidades internacionales que las acometan, y la voluntad nacional de participar en ellas. Lo que perdimos en el siglo XIX fue el sentido de la responsabilidad del Estado a todos los niveles de la asistencia y la contención, independientemente del coste. Curiosamente, quizás, hemos perdido el sentido de la naturaleza mundial de las enfermedades epidémicas y por lo tanto la necesidad de respuestas mundiales.

Y así hoy somos mejores técnicamente, tenemos mayores conocimientos científicos, pero éticamente y políticamente tenemos menos capacidad de responder a emergencias sanitarias cuyo curso puede ser cartografíado y cuyos orígenes pueden ser localizados pero cuya respuesta requiere un tipo de voluntad que parece que hemos perdido.

Una sanitaria del Hospital de Texas donde se atendió a un paciente de Ébola da positivo | CDC en Español

Desgraciadamente un caso muy similar al de Madrid ha ocurrido en Texas. Se trata de una sanitaria que atendió al primer enfermo de Ébola que se contagió en Liberia pero que fue diagnosticado a su llegada a EEUU y que murió recientemente. Tenéis la información oficial original en español directamente del Centro para el Control de las Enfermedades (CDC), sin intermediarios, en la siguiente página:

Declaración a los medios de comunicación: Respuestas a preguntas de los medios | CDC en Español.