El Llamamiento de París: Declaración Internacional sobre los Peligros Sanitarios de la Contaminación Química

Me quedo con el artículo 1:

Artículo 1 : El desarrollo de numerosas enfermedades actuales es consecuencia de la degradación del medio ambiente.

Somos parte de la Biosfera, y como un organismo más, necesitamos un hábitat con un Ecosistema equilibrado…

EL LLAMAMIENTO DE PARIS Declaración internacional sobre los peligros sanitarios de la contaminación química Preámbulo Recordando que, según la Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 7 de abril de 1948, la salud es un « estado de completo bienestar físico, mental y social y no consiste solamente en la ausencia de enfermedad … Continuer la lecture de Español →

Origen: Español –

Anuncios

El 80% de las aves marinas tiene plástico en sus estómagos

Aún no se sabe la relevancia que tiene esta presencia más allá de la posibilidad de la exposición a aditivos plásticos como el Bisfenol A con capacidad de disrupción endocrina, pero la comunidad científica está preocupada.

 

Un trabajo realizado en Australia ha comprobado que las aves marinas cada vez tienen más plástico en sus estómagos. En 2010 el 80% de los individuos y el 60% de las especies lo tenía, frente al 5% de 1960. Para 2050, los científicos prevén que el 99% de las especies estén afectadas.

FUENTE | Tendencias21 02/09/2015

Toxicity of endocrine disruptor nonylphenol in plant development at environmental concentrations

These results will be presented in the 25th European Meeting of SETAC next week (5th April) / Estos resultados serán presentados en la próxima reunión Europea de la SETAC.

See the communication by clicking in Poster SETAC Barcelone 2015

Download by clicking in Poster SETAC Barcelone 2015

Your comments will be appreciated

Los edulcorantes alteran la flora bacteriana intestinal y podrían causar también diabetes

En los últimos años hay una corriente pseudocientífica que defiende que el azúcar es un verdadero “veneno” y anima a eliminarlo de la dieta de niños y adultos. Evidentemente, por poca Biología que hayamos estudiado, sabemos que el azúcar es una fuente básica de energía directamente utilizable, especialmente necesaria para el buen funcionamiento cerebral. El azúcar es un nutriente energético, no un veneno.

Evidentemente, el consumo exagerado de azúcares y grasas a través de golosinas y dulces, unido a la falta de ejercicio físico (y mental) y aderezado con pequeñas dosis de ciertos microcontaminantes ambientales con capacidad de confundir al sistema endocrino, están desencadenando una epidemia de obesidad y diabetes (tipo II) en niños y adultos de sociedades acomodadas.

Para explicar esta pandemia del siglo XXI tampoco se debe olvidar el factor socioeconómico y cultural, ya que son las clases más desfavorecidas, incluyendo inmigrantes económicos y minorías étnicas, las que están siendo azotadas con más dureza. Se diría que las clases pudientes, los “ricos de tradición” han adoptado una higiene alimentaria y unos hábitos de vida saludables que limitan el impacto de la obesidad a través de unas dietas más restrictivas y una rutina de ejercicio y cuidado personal (¿o no es muy elegante comer como un pajarito y pasarse el día de la hípica al golf?).

Entre las estrategias surgidas para limitar el consumo de azúcar se encuentra la de endulzar los alimentos con edulcorantes de distinta naturaleza. Algunos sintéticos y otros de fuentes naturales. Esta sustitución rebaja el contenido calórico y puede ayudar a perder peso, pero un consumo exclusivo y excesivo, como siempre, trae consecuencias. Un estudio que acaba de publicarse asegura que el consumo de tres de estos edulcorantes (sacarina, sucralosa y aspartamo) altera la flora intestinal, los simbiontes alimentarios, de ratones, de manera que también terminan con intolerancia a la glucosa del azúcar, que es la base de la diabetes tipo II que se desarrolla en personas obesas.

Asumiendo que lo que les ocurre a los ratones podría ocurrirnos también a los humanos ¿qué hacer?¿se pueden tomar o no estos edulcorantes?¿cómo se puede hacer una dieta para perder peso sin ellos? Pues yo también los tomo y me lo pregunto. En el fondo todos sabemos la respuesta, la salud alimentaria nace de la variedad. Sustituir temporalmente o parcialmente el azúcar por edulcorantes no nos va a producir obesidad, diabetes o cáncer. Una dieta rica en azúcares y grasas animales, pobre en verduras, legumbres y frutas, pasarnos el día sentados en el cole, el coche o la oficina y fumar ¡Síiii! Así que ya sabes (y ya lo sabías…)

Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota : Nature : Nature Publishing Group.

¿Por qué fumigar con plaguicidas desde una avioneta amenaza la salud?

Esta mañana he oído en una entrevista en la Cadena Ser al Director General de Medio Ambiente de Madrid intentar explicar por qué no existen riesgos para la salud de la fumigación contra la procesionaria que se está llevando a cabo en los pinares de San Martín de Valdeiglesias, Navas del Rey y Pelayos.

Me ha dejado totalmente anonadada los razonamientos argüidos por este responsable político para defender que la medida es adecuada e inocua. De hecho casi incluso ¡animaba a los aficionados a que fuesen a buscar setas este fin de semana a la zona porque no había ningún riesgo para la salud!

De la adecuación de la fumigación a la situación del pinar no voy a opinar, se lo dejo a Ingenieros de Montes/Forestales y a los Ecólogos, pero sí sobre los riesgos Ecotoxicológicos y para la Salud, porque es mi especialidad. Según el Sr. Riquelme, que parece ser Biólogo aunque no he encontrado información sobre su carrera científica, como la fumigación se realiza con microgotas, éstas se dirigen específica y exclusivamente a la copa de los árboles y no llegan ni al suelo y se dispersan por la zona.

Pues bien, me gustaría informarle de algunas cosas, porque parece que ni él ni sus técnicos tienen información de este siglo:

  1. Las microgotas del plaguicida no contienen ningún “nanorrobot” que las guíe específicamente hacia las copas de los árboles.
  2. Como son “microgotas” y no pesan mucho, se mantendrán mucho tiempo en el aire y podrán viajar muy lejos. Es lo que se llama “spray drift” o “deriva de la pulverización” (Informe de la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo OECD, Wikipedia, lo siento, todo en inglés). Algo similar a lo que ocurre cuando se pulveriza un ambientador. A cualquiera que produce, aplica o regula le preocupa esta deriva.
  3. Las microgotas se depositarán finalmente sobre cualquier superficie ya sean árboles o las setas que haya en los claros.
  4. Los plaguicidas están diseñados químicamente para ser tóxicos y muy refractarios, es decir resistentes, a la degradación ambiental. Esto quiere decir que perdurarán en el campo donde hayan caído mucho tiempo.
  5. Aunque son menos tóxicos para las personas que para los insectos, no son inocuos. No causarán la muerte de personas o animales, pero los especialistas sabemos que causan enfermedades incluso a dosis bajísimas. Incluso tan bajas que no son detectables para la mayoría de los laboratorios químicos.
  6. El Director General dice que no hay riesgo porque el insecticida es legal. Bien, el tabaco también es legal y todos sabemos que causa graves enfermedades mortales a largo plazo. Estas sustancias son sospechosas de causar toxicidad a medio y largo plazo con diferentes efectos, entre ellos alteración endocrina, neuroendocrina, problemas reproductivos y de fertilidad e incluso cáncer.
  7. ¿Hay experimentos que lo demuestren? No hay experimentos porque, afortunadamente, no es posible meter a un grupo de personas en un laboratorio durante años aplicándoles las pequeñas cantidades de estas sustancias. Tampoco hay muchos experimentos animales, porque hacerlos de manera realista es muy largo y costoso. Lo que que hay son datos epidemiológicos que correlacionan la aparición de esas enfermedades y alteraciones en agricultores u otras poblaciones expuestas. Lo mismo que con el tabaco.

Por todo lo anterior, la utilización de avionetas para fumigar con este tipo de sustancias está desaconsejado e incluso prohibido por muchas legislaciones. La nuestra lo restringe a situaciones muy especiales con unos beneficios que superen los costes ¿Va a ser el beneficio de fumigar superior al coste en salud?

Si quieres mis consejos, ahí van:

  • Si tienes una huerta en la zona, pela la fruta que haya estado expuesta antes de consumirla. En cuanto a las verduras de hoja ancha, un lavado intenso con un par de gotas de lejía podrán reducir, aunque no eliminar, el insecticida que se hubiera depositado.
  • No es el fin de semana adecuado para ir a la zona recién fumigada a recoger setas o cualquier otro comestible silvestre. Si lo haces, me remito a mi recomendación anterior.
  • Apoya a los científicos y los grupos ambientalistas  para que las autoridades consideren y apliquen medidas de gestión ambiental sostenibles y, sobre todo, más saludables.

Y, finalmente una recomendación para el Sr. Director General y sus técnicos. Es a todas luces imprescindible que actualicen sus conocimientos para ejercer su gestión. Les recomiendo tanto nuestro Máster Oficial en Técnicas de Caracterización y Conservación de la Biodiversidad (URJC), como nuestro Magister en Sanidad Ambiental (URJC-UCM).

Científicos y vecinos critican la fumigación de los montes del suroeste | Madrid | EL PAÍS.