Crónica de una muerte anunciada…

wpid-20150127_095120.jpg De camino al metro paso junto a los jardines de una urbanización que siempre me han gustado. Los jardines son amplios y los árboles y plantas ya son maduros. En particular los chopos de la piscina ofrecían una imagen magnífica, con un porte natural y sano. Desgraciadamente ya no volveré a ver semejante estampa en mi recorrido al metro. El aspecto que muestran ahora estos bellos árboles es el que se observa en la foto, han pasado a ser unos tristes muñones. Si alguno habéis viajado a Francia o a Estados Unidos y sois un poco observadores, os habréis dado cuenta que una parte fundamental de la belleza estética de pueblos y ciudades está en sus árboles. Árboles maduros, de porte impresionante, organizados en hileras en calles o carreteras o bien enormes árboles singulares frente a las casas. En todos estos lugares estos árboles aumentan el valor estético y la calidad objetiva del barrio o urbanización, aumentando considerablemente la tasación económica de fincas e inmuebles. árbolesPero lo que aportan estos árboles no es sólo un valor estético, también proporcionan servicios ecológicos y para la salud. Son el hogar de aves que devoran restos orgánicos e incómodos o desagradables insectos. Se ha demostrado que las hojas de los árboles son capaces de retirar del aire contaminantes muy tóxicos, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs) liberados por vehículos y calefacciones. Estas sustancias bioacumulables son responsables de buena parte de los casos de cáncer y de fenómenos de disrupción endocrina o del sistema inmune como las alergias. Los árboles, junto a otras plantas urbanas protegen el suelo de la erosión causada por lluvias torrenciales y ayudan a que el agua se infiltre en el subsuelo, previniendo charcos e inundaciones durante las fuertes lluvias. Protegen las fachadas de los edificios de los vientos fuertes, debilitándolos al actuar de pantalla, y por ende de las posibles heladas invernales que tantos resbalones provocan. Poco tengo que deciros del papel en la protección del fuerte sol estival que tienen las copas de los árboles urbanos en un clima como el Mediterráneo. Las hojas no sólo nos protegen de la radiación ultravioleta filtrándola, sino que regulan la humedad ambiental y la moderan las altas temperaturas a su alrededor, reduciendo también costes en aire acondicionado. árboles 2 A cambio de estos beneficios, poca veces valorados, tan sólo dan algunos problemas puntuales. Hay que regarlos en su infancia, ensucian periódicamente las calles con semillas y/o hojas caducas y hay que realizar una poda de limpieza muy de vez en cuando. Si el árbol se colocó en una ubicación adecuada desde el principio, teniendo en cuenta su porte y tamaño en la madurez, las podas de limpieza serán muy leves y provocadas principalmente por accidentes o agresiones. Cuando el árbol envejece es posible que sea susceptible a algunas enfermedades y quizás necesite una atención más regular para evitar accidentes. Pero hay que saber algo más de los árboles maduros, las infecciones que los debilitan y rompen entran por heridas abiertas o antiguas cicatrices. Cuantas más cicatrices tenga un árbol, más probable será que sea infectado por un hongo, un insecto fitófago o cualquier otra patología. El patógeno penetra por las cicatrices y devora el interior del árbol, aunque por fuera no lo veamos. Son estos árboles enfermos, carcomidos en su interior, los que provocan la mayoría de accidentes y muertes por caídas de ramas sobre viandantes. Los buenos jardineros, con conocimientos técnicos suficientes para ejercer esta bonita profesión, suelen podar muy poco los grandes árboles ornamentales, causando solamente pequeñas heridas sobre las que aplican periódicamente productos protectores y aislantes para evitar que el árbol enferme.

arbol enfermo

Ahora mirad otra vez la primera foto. Evidentemente, la persona que ha perpetrado semejante tropelía no tenía la formación adecuada ni suficiente, para podar esos chopos. Las cicatrices son gigantescas y no están tratadas de ninguna manera. La madera del chopo es especialmente sensible a las infecciones. Sin correr el riesgo de equivocarme, pronostico que dentro de unos pocos años estos chopos estarán enfermos, podridos por dentro. Dentro de unos años habrán crecido también ramas nuevas, grandes y pesadas, que nos engañarán y harán pensar que los árboles están sanos. Los vecinos disfrutarán en la piscina los próximos veranos con algo menos de sombra y belleza a su alrededor. Pero el próximo invierno, o dentro de algunos inviernos, una ráfaga de aire arrancará una de esas nuevas ramas crecidas porque su base estará podrida por dentro. Estas cosas suelen pasar en invierno y no habrá nadie en la piscina (esperemos). Aunque la mala suerte también puede hacer que una tormenta de verano cause el mismo efecto ¿Y si esa rama cae sobre una persona? Esperemos que no pase, desde luego. Pero si ocurriera ¿buscaremos al responsable de hacer esta salvaje poda? Probablemente no. Os voy a decir lo que probablemente pase. El mismo ignorante que ha destrozado estos árboles volverá a ofrecerse para “podar” otros grandes árboles para “prevenir” la caída de ramas sobre viandantes ¿Absurdo, no? Absurdo y tremendamente imprudente e injusto. No para los árboles, son plantas, están a nuestro servicio. Injusto para la víctima que morirá o quedará discapacitada y a la que todo el mundo dirá que la culpa no la tiene nadie, sólo los árboles. En el mejor de los casos, dentro de unos años, esos árboles serán arrancados para prevenir malos mayores, porque el que los ha podado, los ha destinado a una muerte lenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s