Las microalgas de los líquenes son muy sensibles a ciertos fármacos

Fruto de una colaboración entre los grupos de investigación en Simbiogénesis (Symbiogenesis Team) y Toxamb – Grupo de Investigación en Salud Ambiental y Ecotoxicología, se publica en el mes de Enero de la revista Environmental Ecotoxicology and Safety el artículo “Preliminary assessment of terrestrial microalgae isolated from lichens as testing species for environmental monitoring: Lichen phycobionts present high sensitivity to environmental micropollutants”. En él se da a conocer el potencial de las algas asociadas a líquenes, o también conocidas como ficobiontes, a la hora de llevar a acabo microbioensayos de toxicidad. Estas algas son de origen terrestre, muy distintas de las altamente estudiadas algas de vida libre, de origen acuático.

Entre otras cosas, las algas de origen terrestre o ficobiontes permiten ampliar el número de taxones disponibles a la hora de llevar a cabo microbioensayos de toxicidad, ya que en la actualidad éste número es muy reducido, y especialmente escasos son los taxones representativos de ecosistemas naturales terrestres. Constituyen un modelo ideal para estudiar los impactos ambientales sobre sistemas mutualistas y sus resultados podrían también dar información sobre otros organismos simbióticos de relevancia fundamental para los ciclos biogeoquímicos como las micorrizas o las rizobacterias.  Además, son organismos que permiten reducir los costes económicos de dichos microbioensayos, debido a características tales como rápido crecimiento in vitro. Por último, destacar que son capaces de proporcionar un enfoque holístico y una alta sensibilidad a la toxicidad, así como completar la información necesaria para hacer una adecuada evaluación de riesgos ecotoxicológicos en el ecosistema terrestre.

Este trabajo constituyó el Prácticum de su primera autora, Noelia Domínguez Morueco, en una novedosa unión entre los campos de la liquenología, la biología celular y la ecotoxicología. Junto con el trabajo de Helena Moreno Traba, se ha solicitado recientemente una patente con el fin de proteger esta invención que tiene prometedoras aplicaciones biotecnológicas y comerciales.

A continuación, os dejamos el resumen de nuestro artículo por si quisierais más información al respecto.

“Los bioensayos constituyen una herramienta para el análisis de la contaminación que proporciona un enfoque holístico y una alta capacidad de detección de toxicidad. Los microbioensayos permiten evaluar la toxicidad de muchas muestras, lo que implica menores costes económicos y permite llevar a cabo una vigilancia continua y un control de la contaminación. Sin embargo, las pruebas realizadas hasta ahora se limitan a la utilización de un pequeño número de taxones. Los líquenes, de gran importancia ecológica, son excelentes bioindicadores de la contaminación. Los estudios demuestran que la parte del liquen compuesta por algas fotosintéticas (ficobionte) es más sensible a los contaminantes que la parte compuesta por hongos heterótrofos (micobionte). Los ficobiontes poseen características tales como la adaptación a anhidrobiosis y rápido crecimiento in vitro, lo que permite adaptarse a los microbioensayos ampliando el número de taxones disponibles. Nuestro objetivo es determinar la sensibilidad de los ficobiontes a distintos microcontaminantes como son los fármacos carbamazepina y diclofenaco, paso previo para el desarrollo de un ensayo microbiológico de toxicidad basado en ficobiontes. La dispersión óptica y la autofluorescencia de la clorofila se utilizaron como criterios de valoración de la toxicidad de dos especies de algas o ficobiontes en suspensión (Trebouxia TR9 y Asterochloris Erici), las cuales mostraron ciclos y patrones específicos de agregación. Las suspensiones de Trebouxia TR9 presentaron un alto grado de agregación celular, mientras que las células de Asterochloris Erici no. Ambos microcontaminantes (carbamazepina y diclofenaco) alteraron las propiedades ópticas de las suspensiones de ambas especies de ficobiontes. No se observó ninguna alteración significativa en la autofluorescencia de la clorofila causada por la carbamazepina. La autofluorescencia de la clorofila de A. Erici mostró que es extremadamente sensible al diclofenaco pero el efecto no es dependiente de la concentración del fármaco o del momento de la exposición. A diferencia de A. Erici, TR9 sólo mostró alteraciones de la autofluorescencia de la clorofila puntuales. Las fluctuaciones en la dispersión óptica pueden indicar cambios en la estructura de la población de las especies, incluyendo la estrategia reproductiva. A. Erici resultó ser la más sensible a los microcontaminantes, se caracteriza mejor y está disponible a partir de colecciones comerciales.”

Domínguez-Morueco et al. (2014) Preliminary assessment of terrestrial microalgae isolated from lichens as testing species for environmental monitoring: Lichen phycobionts present high sensitivity to environmental micropollutants. Environ. Ecotox. Saf. 99: 35-44

Enlace directo al texto del artículo (gratuito desde una biblioteca universitaria)

Anuncios

One thought on “Las microalgas de los líquenes son muy sensibles a ciertos fármacos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s