Bebés, sistema inmune y simbiosis alimentaria: un nuevo descubrimiento esclarecedor

Los bebés humanos son especialmente débiles, no sólo físicamente sino también desde el punto de vista inmunitario. Es conocido que los lactantes dependen de las inmunoglobulinas de la leche materna para defenderse de las infecciones. También es necesario diseñar vacunas y planes de vacunación específicos para los niños de menos de 2 años. La explicación de este fenómeno no estaba clara y se achacaba a una “inmadurez” del sistema inmune. Pero, desde el punto de vista fisiológico y evolutivo, esto no tenía mucho sentido ¿Por qué un sistema celular básico tarda tanto en ser plenamente operativo? El sistema de coagulación es funcional en los neonatos, sus intestinos son capaces de absorber los nutrientes de la leche y los reflejos nerviosos activos desde el nacimiento ¿Por qué la selección natural permite tal retraso en la operatividad de la inmunidad?
Pensar en términos evolutivos permite comprender mejor cómo funcionamos los seres vivos. Paradójicamente, la biomedicina, la rama mejor financiada y potente de la Biología, esta empezando ahora, después de tantos años, a aplicar la lógica evolutiva a la búsqueda de soluciones e hipótesis. Y está dando grandes resultados que permitirán prevenir y tratar patologías inmunes. El razonamiento es el siguiente, si la selección natural permite que los bebés corran el riesgo de estar indefensos durante tanto tiempo, debe ser porque obtienen alguna ventaja tan importante que lo compensa ¿Cuál puede ser esa poderosa razón?
Un estudio reciente en ratones demuestra que la supuesta “inmadurez” del sistema inmune de neonatos no es tal. En realidad es una autorrepresión activa del propio sistema inmune, que, de hecho puede anularse para luchar contra infecciones graves. Un hecho también conocido y que no hacía más que desconcertar a los inmunólogos. Y seguimos con la incógnita, ¿por que un bebé desactiva su sistema inmune?¿Qué beneficios reporta ésto? Pues todos los datos apuntan a la necesidad de permitir a los microorganismos de nuestra flora que colonicen los epitelios de los recién nacidos.
Las simbiosis son un fenómeno apasionante dentro de la Biología. Todos estudiamos en EGB o primaria, que existen unos microorganismos que nos ayudan a digerir la comidas y obtener ciertas vitaminas. Ahora, incluso la publicidad nos bombardea con lo importantes que son ciertos microorganismos para estimular el sistema inmune. Pero, cómo llegan a nuestro intestino y cuándo, y por qué el sistema inmune los ignora. Todas estas preguntas empiezan a resolverse poco a poco. Si queréis saber más, podéis leer el siguiente artículo:

Newborn Immune Systems Suppressed | The Scientist Magazine®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s